En la cárcel de Alcatraz visité la exposición de Ron Levine: Prisoners of age.

Un documento extrañamente hipnótico y conciliador sobre los reclusos ancianos que continúan en las cárceles.
El lugar produce un agujero húmedo en los pulmones,encharcados por la repulsa y la compasión.

Artículos Relacionados

2 Respuestas

  1. mastermz

    La vejez puede ser la cárcel de uno mismo si no somos capaces de transformar los barrotes de los años en manojos de llaves para abrir puertas. No hay mayor libertad que la que dan la experiencia, el reposo y la perspectiva vital.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.