Hoy quiero tener aquí un pequeño espacio para mi hija Mai.

Esta tarta de espárragos es la mejor que podríamos compartir en tu vigésimo sexto cumpleaños. De espárragos, porque tienes propiedades medicinales, una hierba sanadora de la que me nutría cuando nos criábamos juntas y en solitario; De espárragos, porque eres mi sabiduría y  mi guía, como los ríos Eúfrates y Tigris de donde proceden. De Mesopotamia ,porque eres el origen de lo mejor que he hecho de mí misma, de todas mis escrituras, de todos mis impulsos, mi código de ley.

De espárragos,único vegetal que crece a orillas de carreteras y vías de trenes, tan superviviente, tan viva, tú, siempre,con el frescor verde del inicio de cada día que me entregas al verte crecer aún, entusiasmada por la vida a la que te traje.

Yo quiero todas las vidas, que serían insuficientes, para amarte como te amo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.