Iris es fea, dulce y astuta.
Iris es magnífica.
Iris es un nombre de mujer pero ella en sí es una membrana coloreada.
Iris ama de manera plácida y desbordada todo lo que hace.
Iris es una consumista enfermiza pero utiliza los objetos para elaborar su vida y transmitir su afán por ella, su devoción por una soledad llena de artilugios. No hay nada que pueda hacer más feliz a alguien que una pasión.
Iris no le tiene miedo a la vida.

El documental trata simplemente de una mujer que dignifica a las mujeres a pesar de, aparentemente, convertirlas en objetos de culto.
Pero no se engañen, Iris es demasiado lista. Ya ha regresado cien veces de cualquier sitio al que pretendamos llegar.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.