” No se enamore nunca de ninguna criatura salvaje, Mr. Bell. No hay que entregarles el corazón a los seres salvajes: cuanto más se lo entregas, más fuertes se hacen. Hasta que se sienten lo suficientemente fuertes para huir al bosque. O subirse volando a un árbol. Y luego a otro árbol más alto. Y luego al cielo. Así terminará usted, Mr. Bell, si se entrega a alguna criatura salvaje. Terminará con la mirada fija en el cielo. ” T.Capote

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.